El arte de elogiar a los empleados

En una escala del uno al diez, ¿que calificación le asignarías a las habilidades de tu jefe actual o pasados para reconocer, elogiar o premiar tu trabajo y logros?

Seguro que un dos, o un tres.

El reconocimiento efectivo de los empleados es mayormente un arte, no una ciencia. Eso es porque muchos programas de reconocimiento formal desaparecen rápidamente. Es fácil detectar un reconocimiento hipócrita.

Así que no crees un programa para reconocer a tus empleados. No lo necesitas. Solo sigue estos consejos para asegurarte de entregarles el reconocimiento que se merecen.

– Trata a tus empleados como copos de nieve: Cada trabajador responde de forma distinta a los reconocimientos. Muchos aprecian ser alabados públicamente. Otros se ponen nerviosos y quieren desaparecer rápidamente. Reconoce a cada empleado en la forma que tenga mayor impacto para él. Nunca esperes. Mientras más grande sea el intervalo entre el desempeño y el reconocimiento, menor será el impacto.

– Se específico: El reconocimiento genérico está bien, pero el específico es maravilloso. No solo le digas que hizo un buen trabajo, dile también como lo hizo. Con esto, aparte de apreciar el gesto, sabrá que le prestas atención. Y sabrá exactamente qué hacer la próxima vez.

– Se sincero: ¿Cuantas veces has sido alabado por alguien que te hizo sentir que estaba tachando acciones en su lista de cosas por hacer? Nunca alabes solo por alabar.

– Deja fuera el aspecto constructivo: Muchos líderes no pueden evitar la tentación de criticar mientras alaban. Deja la mejora del desempeño para más tarde.

– Se proactivo: A veces los gerentes pasan demasiado tiempo buscando problemas. Enfócate también en encontrar lo que tus empleados hacen bien.

– Intenta con “porque si”: El reconocimiento inesperado es mucho más poderoso.

– Siempre busca el balance: Es fácil reconocer a tus mejores empleados. (Quizás el reconocimiento consistente es una de las razones que los hace ser buenos). Busca manera de compartir la retroalimentación positiva. Puede que tengas que buscar mucho para reconocer a algunos empleados, pero está bien. Un poco de aliento puede ser todo lo que un empleado poco productivo mejore.

– El reconocimiento debe ser sistémico: Para crear una cultura de reconocimiento, prueba a empezar cada reunión de gerencia de forma distinta. Pide a cada uno de los asistentes que compartan dos ejemplos de empleados que reconocieron ese día. La presión entre iguales y la competitividad causara que muchos ayuden a sus empleados a lograr cosas dignas de elogio para tener grandes cosas que reportar.

– El reconocimiento y los logros se refuerzan a sí mismos: Cuando haces un mejor trabajo reconociendo a tus empleados, tienden a mejorar en sus resultados, lo que te da más logros que reconocer.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Emprendedores Copyright © 2018