Como lograr profesionalismo en la empresa

No se trata de contar con una oficina de lujo o ubicarse en el mejor barrio de su ciudad. Existen ciertas claves que permiten a una pequeña empresa ser profesional y preferida frente a otras.

Empresas en el mercado hay muchas, pero no todas se caracterizan por ser profesionales. Este es un aspecto muy valorado por los clientes: nada se consigue con tener los mejores productos si la atención entregada es deficiente o el consumidor no lo recibe en los tiempos y lugares anteriormente pactados.

Existen una serie de aspectos que pueden hablar de una empresa profesional, aun cuando ésta sea pequeña y no cuente aún con la infraestructura ni los recursos necesarios para abarcar un mercado mayor. Algunos de estos son:

1. Contar con un equipo de trabajo capacitado y comprometido:
La correcta selección de su personal es un paso fundamental para asegurar el profesionalismo en su empresa. Muchos negocios, por ahorrar costos, cuentan con personas no entrenadas, que asumen diferentes roles o que no cuentan con las herramientas necesarias para desarrollar sus labores con excelencia. Asegúrese de que su personal está capacitado: además, infórmele sobre los objetivos y
desafíos de su empresa y la importancia para ellos en la consecución de estos logros, para así lograr trabajadores comprometidos.

2. Cumplir con los plazos pactados:
La puntualidad en la entrega, así como el cumplimiento de las condiciones anteriormente pactadas con el cliente, son fundamentales a la hora de conservar el profesionalismo de su empresa. Asegúrese siempre de estar al día con este aspecto: revise si hay artículos que hayan sido devueltos o si existen quejas o reclamos por parte de sus clientes.

3. Cumplir con ciertos aspectos protocolares: No se trata de vestir formal todos los días, pero una buena imagen tanto de su empresa como de sus trabajadores vende mucho. Preocúpese de contar con un local limpio y ordenado, así como con vendedores bien presentados y con buenos modales. Evite el exceso de accesorios que puedan distraer la atención del cliente.

4. Velar por la calidad del producto: Contar con buenos proveedores y velar por la calidad en el proceso de fabricación de su producto son aspectos esenciales a la hora de contar con una empresa profesional. La mayoría de las pequeñas empresas centran sus esfuerzos en elaborar pocos productos o varios de un mismo tipo, pero que resulten perfectos y del agrado de su cliente. Esta puede ser una ventaja frente a las grandes empresas, que al producir al por mayor, pueden caer en fallas.

5. Entregar una atención de calidad: Por muy grande o pequeña que sea una empresa, un buen trato al cliente hace que ellos mismos vuelvan a su negocio. Una atención centrada en las necesidades del consumidor, donde se dedique tiempo a encontrar lo que realmente necesita, sin duda que generará acogida en sus clientes y marcará la diferencia frente a otra empresas.

6. Ser flexible y capaz de adaptarse a los cambios: Una empresa profesional está siempre innovando y buscando lo mejor para sus clientes. Está bien informada
de los movimientos de su empresa y es capaz de competir, entregando un producto de calidad. Es abierta a los cambios: está constantemente reinventándose.

7. Contar con una correcta imagen visual: Junto con tener un sitio web o un blog de calidad, contar con logotipos de su empresa, material visual como folletos, boletines, catálogos, etc., darán una imagen profesional a su empresa. Déjese asesorar con algún diseñador que pueda generar una imagen que encante a sus clientes, pero que además quede plasmada en su memoria.

Fuente: Pymes, LUN

Compartelo




Posts Relacionados


Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.