7 claves para invertir de forma exitosa

1. Deja un margen de seguridad

Benjamín Graham, el padre del análisis de seguridad moderno, enseño que construir un margen de seguridad en las inversiones es lo más importante que puedes hacer para proteger tu portafolio. Existen dos maneras de incorporar este principio en tu proceso de selección de inversiones:

1. Se prudente en tus valoraciones supuestas

Como clase, los inversionistas tienen el hábito peculiar de extrapolar los eventos recientes hacia el futuro. Cuando los tiempos son buenos, se vuelven muy optimistas acerca de las perspectivas de sus empresas. Como dijo Graham en “El inversionista inteligente”, el mayor riesgo es no pagar de más por negocios excelentes, sino que pagar demasiado por negocios mediocres durante tiempos prósperos.

Para evitar esta lamentable situacion, es importante que erres por el lado de la precaución, especialmente en el área de la estimación de futuras tasas de crecimiento cuando evalúas un negocio para determinar su retorno potencial. Para un inversionista que requiere un quince por ciento de retorno, un negocio que genera $1 por acción en ganancia vale los $14.29 si se espera que el mismo crezca al 8%, con un crecimiento esperado del 14%. Sin embargo, el valor intrínseco estimado por acción es $100, o siete veces más.

2. Compra solo acciones que se transen con descuentos sustanciales a tu estimado conservador de valor intrínseco

Una vez que has estimado de manera conservadora el valor intrínseco de una acción debes insistir en un margen adicional de seguridad. Siguiendo con el ejemplo anterior de una empresa con un valor intrínseco estimado de $14.29, seguramente no querrías comprar la acción si se estuviera transando a $12.86, dado que significa un margen de seguridad de solo el diez por ciento. En vez de eso, querrías esperar a que caiga a un valor alrededor de dos tercios de tu estimado de valor intrínseco, o $9.57. Esto no sucede muy a menudo, pero si monitoreas suficientes empresas y tienes paciencia, los mercados de valores hacen cosas extraordinarias. En los 70 por ejemplo, hubo un periodo de varios años en el que podías comprar compañías de seguros a dos o tres veces sus ganancias.

2. Compra solo aquellos negocios que comprendas (reconoce tus debilidades)

¿Cómo se puede estimar las ganancias futuras por acción de una empresa? En el caso de Coca-Cola o Hershey, se podría revisar el consumo per cápita en varios países del mundo, costos de producción, como el del azúcar, historia administrativa, y varias otras cosas. Así se comprendería como hacen su dinero esas empresas, siendo el corolario que podrías hacer supuestos razonables acerca del desempeño futuro.

Aun así, muchos inversionistas ignoran este sentido común e invierten en empresas que fabrican productos fuera de su conocimiento. A menos que entiendas verdaderamente la economía de una industria y puedas predecir donde estará un negocio de aquí a cinco o diez años con certeza razonable. No compres la acción. En la mayoría de los casos, tus acciones son producto del miedo a ser dejado fuera de “algo seguro” o renunciar a una gran fortuna. Si eso te describe, te sentirás cómodo sabiendo que a partir de la invención del automóvil, la televisión, las computadoras y el internet, aparecieron muchas compañías solo para quebrar. Desde el punto de vista social, estos avances tecnológicos fueron grandes logros, como las inversiones, una gran mayoría fracaso. El dinero se gasta de la misma manera, ya sea que vendas hot dogs o microchips.

Para ser un inversionista exitoso, no tienes que comprender el arbitraje convertible, estrategias esotéricas para la negociación de la renta fija, valoración de opciones sobre acciones o incluso contabilidad avanzada. Estas cosas simplemente amplían el área potencial de inversión disponible. Valiosa pero no critica para alcanzar tus sueños financieros. Aun así, muchos inversionistas no quieren poner algunas oportunidades en la columna de las “difíciles”, una reluctancia que es en parte orgullo y en otra optimismo infundado. Incluso el billonario Warren Bufet, renombrado por su vasto conocimiento en negocios, finanzas, contabilidad, leyes fiscales y administración, admite sus defectos. Respondiendo a una pregunta que se le hizo una vez acerca de la industria de las telecomunicaciones, dijo: “sé que las personas beberá Coca-Cola, usaran cuchillas Gillette y comerán Sinceras en 10 a 20 años más y tengo una idea aproximada de cuanto estarán ganando esas compañías. Pero no sé nada de las telecomunicaciones. No me molesta. Alguien hará dinero a partir de granos de cocoa, pero no yo. No me preocupa lo que no sé. Me preocupa estar seguro de lo que se”. Esta habilidad de examinar sus fortalezas y debilidades de manera realista es una forma de evitar cometer errores más grandes durante su carrera como inversionista.

3. Mide tu éxito en función del desempeño subyacente del negocio

Deberías mantener pequeñas porciones de negocios excelentes con la misma tenacidad que si fueras el dueño de la empresa completa. Con el tiempo, los resultados operativos y el precio de la acción, están íntimamente relacionados.

El sentido común dice que si una compañía no puede seguir existiendo como una entidad viable, los inversionistas perderán todo. Cuantas tiendas de abarrotes y pequeños retailers han sido aplastados por Wal-Mart debido a su capacidad de operación superior. Sin la habilidad de competir, eventualmente se cierran todas las puertas.

4. Ten una actitud racional hacia el precio

Existe una regla de las matemáticas que es inevitable: cuanto mayor sea el precio que pagas por un activo en relación a sus ganancias, menor será el retorno. La misma acción que fue una terrible inversión de $40 por cada una puede ser una maravillosa inversión a $20 por acción. En el ajetreo de Wall Street, muchas personas se olvidan de esta premisa básica y tristemente lo pagan con su bolsillo.

Imagina que compras una casa nueva por $500.000 en una excelente ubicación. Una semana después una persona toca a la puerta y te ofrece $300.000 por la casa. Seguramente te reirías en su cara. Sin embargo, en el mercado accionario, podrías entrar en panico y vender tu interés proporcional en el negocio simplemente porque otra persona cree que vale menos de lo que pagaste.

Si has hecho tus deberes, has establecido un amplio margen de seguridad y te anima la economía a largo plazo, deberías ver la baja de precios como una maravillosa oportunidad para adquirir más de algo bueno. Si esas declaraciones no son verdaderas, entonces no deberías haber comprado la acción en primer lugar. En vez de eso, la gente tiende a emocionarse con las acciones que aumentan rápidamente de precio, una posición completamente irracional para aquellos que esperan construir una gran posición en el negocio.

5. Minimiza los gastos de fricción

La negociación frecuente puede bajar sustancialmente tus resultados de largo plazo por las comisiones, honorarios, impuestos, etc. Combinado con el conocimiento que viene de comprender el valor temporal del dinero, te das cuenta de que los resultados pueden ser asombrosos.

Imagina que tienes 21 años. Planeas retirarte a los 65 años, lo que te da 44 años financieramente productivos. Cada año, inviertes $10.000 para tu futuro. Si logras obtener un 10% de retorno, para el momento en que te retires tendrías $6.526.408, ciertamente no demasiado. Sin embargo, controlando los gastos de fricción logrando aumentar el porcentaje de retorno en un 2% anual, el 12% resultante te generaría $12.118.125 al momento de retirarte, lo que es casi el doble de capital.

Aunque parece contradictorio, la actividad frecuente es a menudo el enemigo de los resultados a largo plazo. Como un gran analista dijo una vez, “A veces el cliente nos paga para que le digamos que no haga nada”.

6. Mantén los ojos abiertos en todo momento

Como todos los grandes inversionistas, Peter Lynch siempre busco la próxima oportunidad. Viajo por el país, examino empresas, probo productos y pregunto a su familia acerca de sus compras. Esto lo llevo a descubrir algunas de las mayores historias de crecimiento de su tiempo mucho antes de que Wall Street se diera cuenta de que existían.

Lo mismo se aplica a tu portafolio. Simplemente manteniendo tus ojos abiertos, puedes encontrarte con una empresa rentable mucho más fácilmente que examinando las páginas de Fortune.

7. Asigna capital para el costo de oportunidad

¿Deberías pagar tu deuda o invertir? ¿Comprar bonos del gobierno o acciones comunes? La respuesta a las cuestiones financieras como estas siempre debería hacerse en base a tu costo de oportunidad.

Esto funciona de la siguiente manera: Un inversionista buscando adquirir un bien raíz en un área urbana podría hacerse varias preguntas como ¿El precio promedio de las casas del área se incrementa más rápidamente que el ingreso promedio? si es así, ¿existen cambios demográficos ocurriendo como una expansión rápida de la base de población con educación que hará posible que la economía local mantenga los altos precios de los bienes? ¿La propiedad significara un flujo de caja positivo en el evento de un aumento sustancial en la tasa de interés? ¿Cuál es mi retorno esperado de una renta, aparte de la apreciación anticipada?

Últimos comentarios
  1. pedro

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Emprendedores Copyright © 2018