6 Consejos para decidir si continuar o no con tu empresa

¿Cómo saber si debes seguir o no con tu emprendimiento?

¿Has alcanzado alguna vez ese momento en tu emprendimiento en el que la fe en tu idea y en ti mismo es puesta bajo una prueba severa? Has invertido una cantidad de dinero significativa para hacer andar las cosas, has construido un prototipo y probado el concepto. Te gustaría contar con algún inversionista angel o de capital para alcanzar el siguiente nivel. Has gastado más de lo que pretendías. Te has apoyado en consultores y desarrolladores externos, pero tienes la sensación de que necesitas recursos tecnológicos mucho más avanzados para empujar tu desarrollo al siguiente nivel para que los inversionistas con bolsillo más grandes se acerquen.

Estas en ese dilema ante dos caminos. Podrías escribir otro cheque de tus ahorros o de donde sea, pero eso te haría sentir muy incómodo. ¿Qué hacer? Estas son algunas ideas que te ayudaran a superar este periodo.

1. Ten claro que no estás solo

Tienes suficiente compañía. El camino de los startups no es un camino lineal y directo. Si eres padre, ¿sabes lo que significa prepararse para el trabajo de parto y que llegado el momento todo esa preparación psicológica sea olvidada porque no será como lo planeado? Comprende que lo que estás viviendo es normal e intenta relajarte.

2. Evalúa tus opciones

Continuar o detenerte en tu emprendimientoDigamos que podrías, si lo desearas, poner tus manos sobre los siguientes $10.000 o $100.000 que necesitas para llevar tu emprendimiento al siguiente nivel y sientes que, si logras llegar ahí, podrías atraer a ese inversionista. Pero estas completamente nervioso porque solo pretendías invertir solo hasta el punto en el que estas ahora. Muchos emprendedores dirían, “Olvida los torpedos, ¡a toda máquina!” en este punto. Pero esto no es una película, es tu vida real. Estas siendo sometido a pruebas en este momento: Realmente crees que tu idea es correcta y vale la pena el tradeoff de financiamiento personal continuo y noches sin dormir.

3. Ponte creativo

Date cuenta de que las opciones en estas disyuntivas son raramente binarias. ¿Me detengo o sigo adelante? Por ejemplo, te estas quedando sin dinero y es demasiado pronto o no es posible conseguir inversionistas tradicionales o prestadores en este momento, ¿puedes buscar individuos a los que puedas vender tu visión? ¿Puedes acercarte a una incubadora de negocios que pueda ofrecerte recursos humanos y espacio a cambio de participación? Has una lista de al menos cinco opciones disponibles para ti y no te quedes solo en “sigo adelante o no”.

4. Aprovecha tu red

Demasiados emprendedores siguen el camino solos. Se meten en sus propias cabezas y todo lo que oyen son ecos. Aprovecha tu red de contactos. Entra a LinkedIn, Twitter, Facebook y ponlo todo ahí. Pide ayuda. Las mujeres saben cómo hacer esto, a los hombres les cuesta un poco más. Así que busca retroalimentación y creatividad en tus amigos.

5. Está bien detenerse

Detener el desarrollo de un negocio no es ningún tipo de muerte. Solo son negocios. Tendemos a sobre emocionalizar las decisiones, como la de cerrar un negocio. No es un bebe, como muchas personas creen. Un negocio es sólo eso, un concepto inanimado. Si, has sudado sangre por tu negocio. Pero es algo que debes comprender.

6. No escuches a los demás, no demasiado

Tu madre te dirá que tires la toalla y te hará una sopa de pollo. Tu padre dirá, “sigue adelante, tu puedes lograrlo”. Tu esposa dirá “Por favor, termina esta locura y busca un trabajo”. Escúchalos a todos, pero no oigas a nadie más que a ti mismo.

Compartelo




Posts Relacionados

Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.