5 formas de proteger tu flujo de caja

Consejos de administración del efectivo para mantener el flujo de dinero

Cuando los tiempos se vuelven difíciles, el dinero se torna escaso. Y cuando es más difícil y caro pedir dinero prestado, es especialmente importante para los pequeños negocios tomar medidas para asegurar que su flujo de caja se mantiene fluyendo. Estas son cinco formas de proteger el flujo de caja y ayudar a que tu negocio supere la tormenta.

1. Mantén los ojos abiertos

Uno de los factores clave para predecir cualquier tormenta es saber que viene y en qué dirección se está moviendo. Mantén un ojo en los indicadores clave para tu negocio y mantente al tanto de las condiciones económicas siempre cambiantes. Prepara proyecciones de flujo de caja para el próximo año. Esto te ayudara a ver cuáles cambios necesitan ser llevados a cabo y cuando.

2. Revisa tus políticas de crédito y el historial de crédito de tus clientes

Gestionar el crédito de los clientes es una parte importante de la gestión del flujo de caja. Elimina a los clientes no rentables, aquellos que cuesta más mantener. Marca aquellos que tengan historial de pago lento. Recuerda que no tienes que extender el crédito a nadie. Si un cliente tiene historia de pago lento, puede ser necesario cambiar los términos del crédito o incluso eliminarlo por completo.

3. Toma medidas para agilizar el pago

Primero, factura con prontitud. La postergación de la facturación da al cliente la impresión que no importa el tiempo que tome obtener su dinero. Segundo, toma medidas para fomentar el pago pronto, tales como establecer claramente las fechas de vencimiento de las deudas y enviar avisos de vencimiento. Usa facturas que fomenten a la acción. Usa servicios de cobranza cuando sea necesario. Conseguir el dinero si se puede es siempre mejor para tu flujo de caja que una deuda incobrable.

4. Averigua si los pagos a los proveedores pueden ser extendidos

En el otro lado de la moneda, verifica las condiciones de crédito que permiten tus proveedores. La mayoría de los proveedores conceden treinta días para pagar, pero puede que sea posible extender ese plazo a 60 o incluso 90 días, permitiéndote contar con dinero en efectivo por más tiempo.

5. Renegocia los contratos

Los propietarios, los prestamistas y los contratistas no son impermeables a las condiciones cambiantes de la economía así que intentar negociar puede valer la pena. Por ejemplo, si el contrato de arrendamiento del espacio de tu negocio está vigente puede que sea posible negociar una tasa más favorable con el dueño, especialmente cuando otras propiedades permanecen vacías. Un arriendo más barato te permitirá liberar más dinero cada mes y contar con más efectivo.

Recuerda, el dinero que sale nunca es un problema, el efectivo siempre saldrá de tu negocio fácilmente. Mantener el dinero entrando de forma sostenida y regular es la parte complicada de la administración del efectivo.

Últimos comentarios
  1. Al

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

Emprendedores Copyright © 2018