4 Errores de inversion que se deben evitar

Como no volverse el peor enemigo de tu portafolio

Error numero 1: No diversificar lo suficiente tus inversiones

Durante las últimas décadas, Wall Street ha predicado las virtudes de la diversificación perforando los oídos de todos los inversores a su alcance. Todos, desde el CEO hasta el repartidor sabe que no deberías tener todos tus huevos en una sola canasta, pero hay mucho más que solo eso. De hecho, muchas personas están haciéndose más daño que bien en sus esfuerzos por diversificar. Como todo en la vida, La diversificación puede ser llevada demasiado lejos. Si divides $100 en cien empresas distintas, cada una de esas empresas puede, en el mejor de los casos, tener un pequeño impacto en tu portafolio. Al final, las comisiones de las corredoras y otros gastos de transacción pueden incluso exceder el beneficio de tus inversiones. Los inversionistas que son propensos a cavar cien agujeros y poner un dólar en cada uno saldrían mejor parados invirtiendo en un fondo mutuo, que por definición está compuesto de muchas empresas.

2. Error numero 2: No tener en cuenta el horizonte de tiempo

El tipo de activo en el que inviertes debe ser elegido en base a un marco de tiempo. Sin importar tu edad, si tienes capital que necesitaras en un corto periodo de tiempo (uno o dos años) no deberías invertir ese dinero en acciones o en fondos de inversión. Aunque esos tipos de inversiones ofrecen la mayor posibilidad de riqueza a largo plazo, frecuentemente experimentan cambios a corto plazo que pueden acabar con tu dinero si te ves forzado a liquidar. Del mismo modo, si tu horizonte es mayor a diez años, no tiene sentido que inviertas la mayor parte de tus fondos en bonos o inversiones de renta fija a menos que creas que el mercado de valores este groseramente sobrevaluado.

Error numero 3: Inversiones frecuentes

Ninguna persona de las que aparecen en la lista Forbes ha hecho su fortuna mediante inversiones frecuentes. Cuando inviertes, tu fortuna está atada a la empresa. Eres en parte un propietario de un negocio y a medida que la empresa prospera, tú también lo hacer. Por lo tanto, el inversionista que se toma el tiempo para seleccionar una gran empresa no tiene nada más que hacer que sentarse y vivir su vida. Las noticias diarias no son de su interés porque no tiene la necesidad de vender. Con el tiempo, su decisión inteligente se pagara generosamente a medida que el valor de sus acciones se aprecia.

Errores al invertir

Una persona que invierte frecuentemente, por otro lado, es el que compra acciones de una compañía porque espera que la acción suba de precio, momento en el que rápidamente la venderá y se moverá en dirección a su próximo objetivo. Dado que no está atado a la economía de una empresa, sino más bien al azar y a las emociones humanas, comprar y vender es una forma de juego de azar que se ha ganado la reputación de ser una máquina de hacer dinero a razia de unas pocas historias de éxito. Nunca dicen nada acerca del millonario que lo perdió todo en su próxima apuesta. Quienes compran y venden, al igual que los jugadores, tienen una memoria muy pobre cuando se trata de cuanto han perdido.

Error numero 4: Decisiones basadas en el miedo

Los errores más costosos son generalmente los que ocurren producto del temor. Muchos inversionistas hacen su investigación, seleccionan una gran empresa y cuando el mercado alcanza un bache en el camino, se deshacen de sus acciones por miedo a perder dinero. Este comportamiento es completamente absurdo. La empresa es la misma que era antes de que el mercado se desplomara, solo que ahora se está vendiendo a un precio menor. El sentido común diría que compres más acciones a este precio menor, de hecho, empresas como Wal-Mart se han convertido en gigantes porque a las personas les encantan las gangas. Parece que este comportamiento se extiende a todo, menos a su portafolio de inversión. La clave para ser un inversionista exitoso es, como un sabio dijo una vez “compra cuando la sangre está corriendo por las calles”.

La simple formula de compra barato - vende caro ha estado allí por siempre, y la mayoría de las personas la saben de memoria, pero en la práctica solo algunos inversionistas la ponen en práctica. La mayoría ve a la multitud dirigiéndose a la puerta de escape de emergencia y en vez de quedarse y comprar una empresa a precios ridículos, entran en panico y corren con ellos. El verdadero dinero se hace cuando tú como inversionista, estás dispuesto a sentarte en la habitación que los demás han dejado vacía y esperar a que reconozcan el valor que dejaron atrás. Cuando vuelvan, tú serás quien tenga las cartas. Tu paciencia será recompensada con beneficios y serás considerado una persona brillante, irónicamente por las mismas personas que te llamaron idiota por aferrarte a las acciones de la compañía en primera instancia.

Compartelo




Posts Relacionados


Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.