¿Cuanto dinero quieres invertir?

Uno de los errores más comunes que cometen los nuevos inversionistas es que no se detienen a preguntarse cuál es la razón por la que están interesados en invertir su dinero. ¿Cuál es su motivación?

Al contrario de lo que se podría pensar, la respuesta no es solo “para hacerse ricos”. Existe una variedad de razones por las que las personas comienzan a invertir. Algunas de las más comunes son:

Tratar de aumentar los ingresos familiares para tener más dinero para gastar en un mejor estilo de vida, mejores automóviles, vestimenta, vacaciones, muebles, restaurantes, etc.
Tratar de aumentar los ingresos familiares para pagarte tu educación o la de tus hijos o nietos, con el fin de mejorar las probabilidades de alcanzar una posición financiera y social más alta.
Tratar de guardar dinero para cubrir gastos inesperados, como un techo que necesita ser reparado, un auto que se ha echado a perder o cuentas médicas.
Tratar de reemplazar el salario de un empleador con dividendos, intereses y alquileres para que se pueda seguir pagando las cuentas una vez que te hayas retirado.
Tratar de aumentar el ingreso familiar para pagar una deuda rápidamente.
Tratar de aumentar el ingreso familiar para tener más dinero para entregar a caridad o causas importantes para ti y tu familia.

Hay una gran variedad de otras razones por las que alguien querría invertir, pero un tema común es que la meta final sea aumentar el ingreso familiar. Se quiere más dinero cada año. Más dinero significa mayor libertad. Más dinero significa mayor flexibilidad. Más dinero significa menos estrés. Por lo tanto, más dinero es bueno.

Esta es la razón principal por la que la mayoría de los inversionistas debería enfocarse en la cantidad de ingresos pasivos que su hogar genera cada año. Ese criterio mantiene el foco en lo que le importa más a la mayoría de las personas, el dinero que entra por la puerta. No importa si se invierte en acciones para obtener dividendos, o en bienes raíces para recibir rentas por alquiler, o en bonos para obtener ingresos por intereses. Se tiene que ser honesto con uno mismo acerca de lo que se está intentando alcanzar. ¿Por qué, específicamente, estas invirtiendo?

Te sorprenderá saber cómo enfrentar esa pregunta de forma directa puede ayudar a protegerte de una serie de errores tontos.

Caida de mercados e inversiones

Esto es verdad para todo aquel que desee invertir, seas una persona versada en la materia o alguien que sólo desee aumentar sus ingresos sabiendo lo básico de las finanzas para no financieros y no tener que perder el tiempo valioso que puede dedicar a su familia, sus hobbies, etc.

El próximo paso es establecer si es que tus expectativas son razonables

Una vez que conozcas la razón por la que estas invirtiendo tu dinero, debes hacer la misma investigación para saber si tus expectativas son o no razonables. Si estas por retirarte y tienes $500.000 en el banco, no vas a poder transformar esa cantidad en $200.000 anuales sin tomar algunos riesgos extraordinarios que podrías acabar con todos tus ahorros. Más aún, podrías agregar un poco menos de $1.700 mensual a las arcas de tu familia siguiendo la famosa regla del cuatro por ciento.

Por otro lado, si estas ahorrando $6.000 al año, lo que utilizas para invertir en un fondo de bajo costo, tienes 18 años y quieres tener $1.000.000 para cuando te retires a los 70 años, tus expectativas son demasiado bajas. Incluso a tasas promedio, deberías tener por lo menos $8.400.000 al retirarte. Recuerda que la inflación se llevara una gran parte de tu futura riqueza, así que $1.000.000 hoy es mucho más dinero de lo que será en 52 años.

Finalmente, debes crear un plan de inversiones

El último paso es crear tu plan de inversiones. Muchos nuevos inversionistas fracasan porque no tienen una estrategia. Ponen su dinero en el activo que más ha subido de precio en los últimos años, luego aseguran que le juego está arreglado cuando pierden su dinero. Es una manera loca de administrar la riqueza, sin importar si se sea rico o pobre.

La regla del 4% en las inversiones

La norma estadística para los nuevos inversionistas es que si retiras el 4 por ciento de tu cuenta al final de cada año, podrías sobrevira a otra gran depresión. Eso quiere decir que se necesitaría una cantidad neta de $1.875.000 para generar $75.000 en ingresos pasivos sin tener que quedarse nunca sin dinero. ($75.000 dividido por 0.04 es igual a $1.875.000).

Esto significa que una persona promedio, basada en investigaciones, necesita un portafolio de $1.875.000 para ser feliz sin tener que volver a trabajar.

Compartelo




Posts Relacionados

Deja un comentario

Los comentarios deben esperar a ser aprobados antes de ser publicados. Espera antes de volver a comentar.